Un país, una flor: el tulipán y la corona holandesa

Un tulipán es a simple vista una pequeña flor, extraña en sus formas, atractiva y colorida, pero sin más añadidos que el ser una planta cultivada más. Sin embargo, el tulipán se ha convertido en mucho más que una muestra del mundo vegetal, hoy día si mencionamos su nombre lo primero que vendrá a nuestra mente será toda una nación: los Países Bajos. Y más en concreto a una de sus provincias que en la mayoría de los casos sustituye al propio país, me refiero a Holanda.

 

El mercado de las flores de Amsterdam es uno de los principales atractivos de la ciudad. No sólo podemos encontrar centenares de tulipanes de diversos tipos y multitud de colores, pero cualquier otra especie vegetal queda a la sombra del rey del mercado. Desde el siglo XVII y la fiebre de la tulipomanía, esta flor exótica se cultiva y comercia en los Países Bajos como bien extremadamente preciado y admirado. Si a su llegada a tierras holandesas conquistó multitudes hoy el tulipán conquista hectáreas en un país que ha de ganarle terreno al mar.

 

Los paseos en biciceta por Keukenhof, el jardín de tulipanes, es uno de las actividades más llamativas en Holanda. Y no muy lejos, se puede visitar el mayor mercado de tulipanes del mundo en Aalsmeer. Y si el sol acompaña, será sin duda un día inolvidable.

 

 

 

Fuente imagen: http://aproposblog-sarai.blogspot.com/2011/03/por-fin-ya-es-primavera.html

 

 

Fuente imagen: http://www.citypictures.org/r-europe-148-netherlands-157-keukenhof-the-n...

 

 

Fuente imagen: http://www.minube.com/fotos/rincon/2027