Tsodilo, el Louvre del desierto de Kalahari

Tsodilo es un paraje en el desierto de Kalahari, cerca del Delta de Okavango, Botswana, que en tan solo 10 km² conserva más de 4.500 pinturas rupestres algunas datadas hace 24.000 años y catalogadas por la UNESCO como Patrimonio Mundial de la Humanidad. La más famosas son las llamadas rinocerontes, león y ballena, aunque no se explica cómo se pudo dibujar este animal en medio del desierto de Kalahari y en un país interior como es Botswana.

Colinas de Tsodilo

El lugar está formado por cuatro colinas denominadas Macho, Hembra, Niño y un montículo sin nombre, siendo la cima más alta la de Macho con 1.400 metros sobre el nivel del mar. La mayoría de las pinturas se encuentran en la colina Hembra y han revolucionado a la comunidad arqueológica ya que aunque se piensa que la raza humana alcanzó el intelecto necesario para realizar actividades y rituales hace 40.000 años, la arqueóloga Sheila Coulson de la universidad de Oslo descubrió útiles que ella dató hace 70.000 años y otros científicos los fechan posteriormente.

 Pinturas rupestres de Tsodilo

Las comunidades que viven en esta zona son bosquimanos de la tribu San y consideran Tsodilo un lugar de culto habitado por espíritus ancestrales por eso las llaman “Montañas de los dioses” o “Rocas que susurran”.

 Pinturas rupestres de Tsodilo

Imágenes: C.W