Souvenirs, recuerdos turísticos dignos de ser olvidados

A todos nos han traído alguna vez un recuerdo de un viaje en forma de souvenir que, aunque nos haya parecido horroroso y de mal gusto, hemos debido de lucir en una parte de la casa o ponérnoslo por atención a esa amistad o familiar que ha tenido el detalle de “pensar” en nosotros.

Quién no ha visto la muñeca flamenca sobre el televisor de alguna casa, o el torito bravo encima del aparador, y esas neveras llenas de imanes a cual más horrendo.

Desde aquí os damos algunas ideas de lo que no debéis de comprar en vuestros viajes por el mundo, o quizás sí, si la persona a la que regaláis os cae realmente mal.

Cuando un amigo te dice que te ha traído un recuerdo de Cuba, sé sincero, en qué piensas; una caja de puros Cohiba, una botella de buen ron caribeño o en una bonita guayabera que lucir en tus noches exóticas, cualquier cosa menos esta taza recuerdo de la prisión de Guantánamo, el campo de detención de alta seguridad, utilizado para delincuentes acusados de terrorismo internacional.

Souvenir Guantánamo

Imagen: Crítica pura

Claro que peor gusto se gasta el que le trajo a este desafortunado un recuerdito de Nueva York en forma de uno de los aviones que se estrelló contra las Torres Gemelas el 11-S.

Souvenir Nueva York

Imagen: Xeduced

Y si en juegos políticos nos movemos, observemos estas Matrioskas, muñecas rusas de madera que se guardan unas dentro de otras, y que en este puesto turístico se venden con las caras de los principales políticos del mundo ¿decorarías tu mueble-bar con una imagen de Bin-Laden, Sadam Husein, George Bush o Vladimir Putin?

Matrioskas

Imagen: La Zapatilla

Algunos,  además de tener mal gusto, son horteras, horteras, como este imán para la nevera del Machu Picchu en Perú.

Souvenir Machu Picchu

Imagen: Artesanum

Otros nos ponen una sonrisa en la cara, siempre que no tengamos problemas de sobrepeso.

I love spaghetti

Imagen: el príncipe hindú

Y los hay que después de viajar a Laponia, terminan con el espíritu navideño.

Camiseta de Laponia

Imagen: Sí, lo sé

Claro que todos tenemos ese amigo o familiar que siempre nos sorprende con lo que ellos llaman “regalos prácticos”

Londres

Imagen: Rebuscando en el armario

Pero tal vez, lo más bonito sea lo más sencillo, como una tarjeta postal que te muestre la realidad del sitio visitado.

Postal Bretaña