Preikestolen, cuando entre el Cielo y la Tierra no hay nada

Advertencia para los que sufran de vértigo, no lean este artículo.

Hay un lugar en Noruega, concretamente en el fiordo de Lysefjord donde la naturaleza nos muestra todo su esplendor nos referimos a Preikestolen, “El Púlpito”. Esta formación rocosa con una caída vertical de 604 metros tiene una meseta superior de 25 x 25 m que la convierte en uno de los miradores más espectaculares y no aptos para cardiacos del mundo.

Preikestolen

Imagen: Stavanger

Para llegar hasta Preikestolen no hay medios de locomoción, solo seguir los senderos de montaña que atraviesan un paisaje de lagos glaciares. Partiendo del parking de autocares, el punto más cercano a donde se puede llegar con un transporte, se necesitan unas 2 horas caminando para alcanzar El Púlpito.

Preikestolen

Imagen: Solotut

Pero ni el recorrido, ni lo peligroso del sitio restan interés a excursionistas de todo tipo que cada año en número de 80.000 visitan el lugar, desde familias con niños hasta jubilados amantes de la naturaleza.

Preikestolen

Imagen: Helektron

Si os ha impactado el lugar y queréis visitarlo, no lo dejéis mucho tiempo porque los geólogos expertos en estas formaciones han dicho que un día la roca cederá y caerá al fiordo, debido a esto todos los años efectúan mediciones para saber el avance de sus grietas.

Preikestolen

Imagen: Google Earth