Las Cataratas Victoria, el rugido de África

El cine y las guías turísticas han hecho famosas a las Cataratas del Niágara, en el norte de Estados Unidos junto a los Grandes Lagos y las Cataratas de Iguazú en la frontera entre Brasil, Argentina y Paraguay, pero quizás las más espectaculares se encuentran en África, son las Cataratas Victoria.

Las Cataratas Victoria se forman al precipitarse el río Zambeze en la frontera entre Zambia y Zimbabue, la caída del agua tiene una altura de 108 metros y el ancho del río en esta parte llega a los 1,7 kilómetros.

Cataratas Victoria

Imagen: Tiempo libre y turismo

El nombre local de este salto de agua es Mosi-oa-Tunya, que significa “el humo que truena”, refiriéndose a las nubes que se forman con el agua que se levanta al precipitarse las cataratas con una fuerza sobrehumana.

Fue el famoso explorador Doctor Livingston, el que les puso el nombre de Victoria en honor de la Reina de Inglaterra y están consideradas la mayor cortina de agua del mundo ya que en la época de mayor caudal, febrero o marzo, llegan a caer 500 millones de litros de agua por minuto.

Cataratas Victoria

Imagen: Tiempo libre y turismo

Estas cataratas forman en su parte alta una atracción adicional e impresionante, se trata de la Piscina del Diablo (Devil´s Pool), una balsa natural justo al borde del salto y que por su peligrosidad solo puede ser usada entre los meses de septiembre a diciembre que es cuando el río Zambeze lleva menos caudal.

Si quieres que la adrenalina corra por tus venas, nada como tomar un baño en la Piscina del Diablo al borde de las Cataratas Victoria.

Piscina del Diablo

Imagen: El paranormal anormal