La presa Hoover, la ingeniería al servicio de la naturaleza

Una de las obras de ingeniería más importantes del siglo XX se encuentra a tan solo 48 kilómetros al sudeste de Las Vegas, se trata de la Presa Hoover.

Esta imponente masa de hormigón tiene una altura de 220 metros y una anchura de 200 metros, por lo que es una de las presas más grandes del mundo.

Construida entre 1931 y 1936 y llamada así en honor del Presidente de los Estados Unidos Herbert Hoover, suministra agua y electricidad a los estados de Nevada, Arizona y el sur de California. Ella es la responsable de que una ciudad como Las Vegas se desarrolle en medio de un desierto con clima semiárido.

Presa Hoover

Imagen: Disfruta Las Vegas

Las aguas que contiene esta presa corresponden al río Colorado y con su edificación dio lugar al Lago Mead, un lago artificial de 640 km² y 885 kilómetros de costa que ofrece gran variedad de zonas recreativas donde poder pescar, navegar, nadar o simplemente acampar junto a sus orillas y explorar el desierto.

Lago Mead

Imagen: Objetivo Málaga

La presa tiene un camino para el paso de los turistas, aunque una de las vistas más espectaculares es subido a una de las avionetas que diariamente hacen excursiones desde Las Vegas al Gran Cañón del Colorado.

Las megaconstrucciones en la zona han seguido aumentando con la inauguración hace dos años del Puente Hoover Dam, que conecta las autopistas de Arizona y Nevada. El puente con cuatro carriles para el tráfico rodado posee el arco de hormigón más grande del mundo, antes de comenzar la obra, el equipo de ingeniería se vio obligado a diseñar y construir un complicado sistema de grúas para poder hacer llegar los materiales a lo más alto.

Puente Hoover Dam

Imagen: Vizart