La Plaza Navona, una parte de la Historia de Roma

Pocos lugares pueden guardar tanta historia entre sus piedras como la Plaza Navona de Roma.

Si en los próximos días vas a visitar la ciudad eterna, en la Plaza Navona encontrarás una buena parte del sentir y vivir romano, pequeños cafés, puestos de recuerdos, artistas callejeros dispuestos a pintar tu retrato en pocos minutos, pero también parte de la historia de la ciudad.

La historia de la Plaza Navona se remonta al año 86, cuando el emperador Domiciano ordenó levantar un estadio, el circus Agonalis, para celebrar pruebas atléticas. Aunque su aspecto actual es fruto de la transformación que sufrió en el siglo XVII cuando el Papa Inocencio X encargó su remodelación a dos grandes artistas barrocos, rivales entre sí, Bernini y Borromini.

Veamos los lugares que destacan dentro de la plaza:

Iglesia de Santa Inés de Agone: el templo fue hecho por Carlo Rainaldi, la fachada es obra de Borromini y su decoración barroca interior corrió a cargo de Bernini.

Iglesia de Santa Inés de Agone

Imagen: Geolocations

Palacio Braschi: fue la antigua residencia de Luigi Braschi Onesti, sobrino del Papa Pío VI y desde 1952 alberga el Museo de Roma.

Palacio Braschi

Imagen: Tesori di Roma

Palacio Pamphili: Este palacio fue construido en 1630, pero cuando Giovanni Battista Pamphili es nombrado Papa como Inocencio X, la familia piensa que es poco ostentoso para tan alto miembro y lo remodela.

Grandes artistas como Pietro da Cortona o Andrea Camassei decoraron sus salones. La familia se traslada con posterioridad a otro palacio en Vía del corso y esté lo dejan en alquiler.

En 1920 se instala en él la sede de la embajada de Brasil y es adquirido por este país en 1961.

Palacio Pamphili

Imagen: C.W

Fuente del Moro: esculpida por Della Porta en el siglo XVI y reformada por Bernini en el XVII; se encuentra en el extremo sur de la plaza. Sus esculturas originales se conservan en Villa Borghese.

Fuente del Moro

Imagen: Fotos de hoy

Obelisco: procedente de Asuán, Egipto, estuvo emplazado originalmente en el foro a instancias del emperador Domiciano, en el siglo XVII, el Papa Inocencio X lo traslada al centro de la Plaza Navona. Está elaborado en granito y mide 16,5 metros de altura.

Obelisco Plaza Navona

Imagen: Alla scoperta di Roma

Fuente de los Cuatro Ríos: construida por Bernini como base del obelisco, en ella están representados con cuatro conjuntos escultóricos, los cuatro grandes ríos de la época: el Danubio, el Río de la Plata, el Nilo y el Ganges.

Bernini dejó un hueco a modo de gruta bajo el obelisco para dar la impresión de que este quedaba suspendido en el aire.

Fuente de los Cuatro Ríos

Imagen: Rome tours

Palacio de Cupis: Data del siglo XV y fue propiedad de Bernardino de Cupis. En el siglo XVIII fue ocupado por el Governador de la Plaza Navona encargado de administra el mercado que allí se desarrollaba.

Palacio de Cupis

Imagen: Piazza Navona Square

Fuente de Neptuno: ocupa el extremo norte de la plaza, fue realizada también por Giacomo Della Porta en el siglo XVI y conocida como la fuente de los caldereros por encontrarse junto a una calle en la cual sus gentes se dedicaban a este oficio.

Las esculturas que la decoran fueron hechas tres siglos después para que estuviera en consonancia con las otras dos fuentes, para lo cual el Ayuntamiento de Roma creó un concurso que fue ganado por Gregorio Zappala, autor de los caballos marinos y Antonio della Bitta que realizó el Neptuno luchando que se encuentra en el centro.

Fuente de Neptuno

Imagen: Photo Collection