Glass Beach, cuando la mano del hombre interfiere el curso de la naturaleza

El cuidado del medioambiente es necesario para poder dejar un legado a las futuras generaciones, pero no siempre fue así y el ejemplo lo tenemos en Glass Beach (playa de cristal)

En 1949 esta playa de California, en Estados Unidos, fue destinada a vertedero de basura, allí fue arrojado todo tipo de desperdicios y desechos, desde las basuras caseras diarias hasta coches viejos o material en desuso.

A principios de los 60 se prohibió arrojar elementos tóxicos y en 1967, en una sabia decisión, se terminó por prohibir el vertido en general.

Glass Beach

Imagen: International sea glass museum

La naturaleza, que es sabia, ha ido deshaciendo en estos más de cuarenta años toda la basura biológica y elementos corrosivos, pero lo que solamente ha logrado pulir el agua del mar, han sido los innumerables trozos de vidrio que allí quedaron depositados.

Estos pedazos de cristal se han transformado ahora en las arenas de la playa, sobre las que pueden los bañistas sentarse a contemplar las puestas de sol, aunque, atención, entre los vidrios pulidos todavía quedan hierros y restos de desechos.

Tal ha sido la regeneración, que como un milagro se ha obrado en esta playa, que existen varias pozas naturales donde habitan numerosos cangrejos y plantas acuáticas.

Imagen: Friends korner