Ein Gedi, un oasis en el desierto de Judea

Sobre la rivera oeste del Mar Muerto, junto a las ruinas de Masadá, surge un lugar único que bien pudiera identificarse con el Jardín del Edén, es el oasis de Ein Gedi.

Ein Gedi está unido a la historia de Israel, aquí se han encontrado restos históricos y arqueológicos que dejaron sus primeros habitantes hace 5.000 años. Es además, un hito en la historia del pueblo judío, David se refugió aquí cuando lo perseguía el Rey Saúl en su huida de los rebeldes de Jerusalén.

Imagen: Phoebettmh Travel

Otro de sus atractivos son sus balnearios, los turistas de todo el mundo acuden aquí para disfrutar de los manantiales de aguas termales, aguas minerales y baños de lodo curativo del Mar Muerto.

Imagen: Gretur viajes

En este enclave natural se combina lo agreste con el paisaje virgen, es una puerta de entrada a las maravillas que esconde el desierto.

Imagen: Your way

Uno de sus atractivos es un kibutz, o comuna agrícola israelí, fundado en 1956 y que vive ligado al turismo gracias a la abundancia de agua, el visitante puede alojarse en una bonita casa de huéspedes o acampara a orilla del Mar Muerto.

Entre las viviendas del Kibutz se encuentra instalado un jardín botánico con plantas adaptadas al desierto llegadas de diferentes partes del mundo, además de especies tropicales y locales.

Ein Gedi es sin duda un pequeño tesoro escondido entre las arenas del desierto.

Imagen: Rubin tourism