Capri, la luz del Mediterráneo en una pequeña isla

En el Mediterráneo, frente al golfo de Nápoles, se encuentra una pequeña isla de una belleza natural privilegiada y que, a diferencia de las otras islas de la zona, no es de origen volcánico sino sedimentario, es la isla de Capri.

Capri fue elegida por Julio Cesar para pasar largos periodos de descanso y por Tiberio como residencia. Su privilegiada situación geográfica y su clima han hecho que fuera el destino de la jet set de los años 50 y 60, aquí se pudo ver a reyes, millonarios o artistas como Brigitte Bardot, María Callas, Ava Gadner o Grace Kelly.

Capri

Imagen: Cilento

Su reducido territorio, apenas 10 kilómetros cuadrados, permite que sea visitada fácilmente por los turistas que descubren en ella paisajes insólitos, callejuelas estrechas y acantilados románticos y solitarios.

Sus dos principales núcleos poblacionales son Capri y Anacapri donde se pueden encontrar numerosos restaurantes, negocios y pequeños hoteles con encanto.

Para aquellos que les guste disfrutar de las visitas culturales también podrán llevarlas a cabo en esta isla, comenzando por la Villa Jovis, última residencia del emperador Tiberio, la Cartuja de San Giácomo con un bello claustro del siglo XIV, o la Piazzetta, punto central de la vida de Capri al anochecer, junto a la iglesia de San Stefano, un lugar idílico para tomar un café.

Piazzetta

Imagen: SirenaPartenope

Muchas son las bellezas naturales que te iluminarán la retina, pero sin duda hay dos que se han ganado un puesto preferente en todas las postales, los faraglioni, tres altas rocas de unos 100 metros que penetran en el mar y de las cuales la central tiene un túnel natural que es diariamente atravesado por numerosas embarcaciones.

Faraglioni

Imagen: Genius Loci Travel

El otro lugar más frecuentado por los turistas es la Gruta Azul, una cueva marina en cuyo interior la luz se tiñe de un azul turquesa intenso.

Gruta Azul

Imagen: Europe for Tourism

Visitar Capri es encontrar una pequeña joya oculta en medio del Mediterráneo.